Bad Guy (Nabbeun-namja) – Kim Ki Duk (2001)

Seo Won

 El cine asiático ha dejado de ser, como ocurría hace unas décadas, bien un monocultivo exclusivo del cine japonés (los imprescindibles: Kurosawa, Mizoguchi, Ozu…); bien una entelequia en manos del exclusivo circuito de festivales y connaisseurs cinéfilos, para alcanzar hoy, por fin, al gran público. En modo alguno estamos ante las hordas que mundialmente aglutina el cine norteamericano, pero sí que ha conseguido alcanzar una masa crítica suficiente, en número y entusiasmo, para que se le haya perdido el miedo, se estrenen y distribuyan cada vez más films, y se haya normalizado su consumo (incluso en DVD). El origen de esta popularidad sobrevenida podemos rastrearlo en el apogeo que en su momento tuvo el mercado del VHS (p.e. el cine de artes marciales del que Tarantino es heredero), coadyuvado por el alumbramiento coetáneo de una cinefilia militante fuera de los márgenes canónicos, apoyada por la expansión posterior del DVD y, últimamente, por la difusión de las redes p2p. Indudablemente, no se habría producido tal eclosión sin el desarrollo y renovación de las propias filmografías asiáticas y sin la potencia económica que hoy supone el continente asiático en la escena mundial. La explicación se completa con la proliferación de festivales de cine (que tienen sus caladeros “naturales” en el lejano y el próximo oriente), y con razones más etéreas como pudiera ser el orientalismo (E. Said), la fascinación que ejerce en las sociedades occidentales y el “multiculturalismo” soft que impera en los países industrializados, con la consiguiente homogeneización de los patrones sociales, culturales, y por extensión cinematográficos..

Últimamente, se ha convertido en lugar común el diagnóstico (voluntarista y siempre discutible) de que la renovación del cine, su lenguaje, géneros y temáticas vendrá (viene ya) fundamentalmente de Asia. En este horizonte, el cine coreano resulta, a grandes rasgos, su más brillante exponente (junto con el chino, hongkonés y el de Taiwán). Esta preeminencia, producto de diversos factores, entre los que destaca la protección institucional que se le dispensa a la producción nacional, permite que directores como Hong Sang Soo, Park Chan-wook, Bong Joon-ho, Im Kwon-taek, Kim Ki Duk e Im Sang-soo no sean totalmente desconocidos para el cinéfilo occidental avezado.

“Bad Guy” es la segunda película que realiza Kim después de su fulgurante aparición (“La Isla”, 2000) en la escena cinematográfica internacional y, en su momento, la más exitosa debido a la popularidad de su protagonista principal (actor de una telenovela), a la par que muy polémica, por las críticas que recibió gracias a lo escabroso de su tema. La simple mención de su retorcido argumento: la historia de una estudiante virginal forzada por un chulo a ejercer la prostitución, redimiéndose ambos a través del amor mutuo, la hace inmediatamente reconocible y la conecta, por la reiteración de sus preocupaciones temáticas, y simbólicas, con el resto de la filmografía de su autor. Constituye otra vuelta de tuerca al arrebatado relato de desasosiego, crueldad, expiación, liberación y amor fou al que nos tiene acostumbrados Ki Duk; al límite, no sólo de lo físico, (en este caso más bien de lo moral), sino incluso de lo creíble. Esta vez, al contrario de lo que se esperaba de él, la película discurre en escenarios primordialmente urbanos, como en “Hierro 3”. No obstante, en “Bad Guy”, como en todas sus películas, (a parte de reiterar las claves que plasmó en “La Isla”, y que desde entonces le acompañan: el agua, la violencia, el sexo, la prostitución, el silencio de sus protagonistas, más algunas otras: los espejos, los cristales), es una constante esencial la incorporación a la narración, como un elemento cotidiano y natural, de “lo inexplicable”, lo irracional, (p.e. el tramo final de “Bad Guy”); esta llamada al inconsciente supone una innegable influencia del surrealismo buñuelesco.

Precisamente, lo excesivo de sus temas y la voluntaria autoexclusión respecto a los cánones de la narratividad y la credibilidad cinematográfica al uso es lo que, al tiempo que lo convierte (nos guste o no) en un cineasta a tener en cuenta, con una cosmogonía propia, para muchos espectadores constituye motivo de irritación, cuando no directamente levanta un muro infranqueable de incomprensión y rechazo. Sin embargo, resulta llamativo, y coherente con su estilo formalmente sencillo, que el tratamiento de sus films sea siempre naturalista, convencional, nada barroco, al contrario que muchos de sus coetáneos.

En definitiva, a pesar de la dificultad que plantea la premisa de partida, lo turbulento de la historia, lo excesivo del drama, lo ininteligible de las actitudes y comportamientos de los protagonistas, y lo onírico y, si se quiere, sórdido de la epifanía final, se trata de una de las películas más interesantes y desbordadas de su director.

————————–

Corea, 2001, 100 min. Título original: Nabbeun-namja; Dirección y guión: Kim Ki-Duk; Producción: Lee Seung-Jae y Kim Seung-Beom; Música: Park Ho-Jun. Fotografía: Hwang Chol-Hyun; Montaje: Hang Seong-Won. Intérpretes: Cho Jae-Hyun, Seo Won, Kim Yoon-Tae, Choi Duk-Moon, Choi Yoo.

Anuncios

Una respuesta a Bad Guy (Nabbeun-namja) – Kim Ki Duk (2001)

  1. Para mí el sr. Kim Ki-Duk es uno de los autores más interesantes del panorama asiático, su originalidad es auténtica, no se deja llevar por modas estéticas ni narrativas, por tendencias de ningún tipo, es demasiado personal, tiene en su mochila de vividor de experiencias suficientes motivos y matices para hacer lo que hace. Me pasa con este hombre que aunque no me haya gustado alguna de sus obras se me queda guardada en la memoria, y tiempo después adquiere un sentido, bien al ver su siguiente película o bien obras anteriores. Su cine me parece duro, directo, no carente de sutilezas ni de poesía, tiene pozo, deja huella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: