V Edición IBERTIGO 2007 (III)

De la muestra, las obras que me resultaron más sugestivas (I):

Galápagos en canchalagüeras (Rosa P. Almeida, España, 2007, digital). Producción autogestionada por las componentes del colectivo canario “Silencio, (mujeres rodando)” que, aprovechando la estancia de su directora por motivos laborales en la capital de las islas Galápagos (Ecuador), decidieron materializar así su primera experiencia en el largometraje; hasta ese momento Rosa P. Almeida había realizado cortometrajes y videoarte. No obstante, el documental aborda con acierto, a través de entrevistas con personajes de lo más variado y variopinto, la vida y la intrahistoria de los habitantes de San Cristóbal, su relación con el medio y, sobre todo, con el parque nacional que mayoritariamente (hasta el 97% de su superficie) ocupa las islas imponiendo sus normas desde 1959, y extendiéndose sobre el mar, como reserva marina, desde 1986.

Galápagos en canchalagüeras - cartelsatelite

A lo largo del metraje se van desgranando, de forma sencilla y amena, los problemas y fricciones que, no tan soterradamente, afectan a la vida cotidiana y a la convivencia de sus ciudadanos que, esencialmente, giran en torno a la lejanía, la ausencia de alternativas laborales y el equilibrio entre conservación del medio ambiente, (en un parque de la trascendencia y las peculiarísimas características de aquél), y el desarrollo económico y turístico potencial del archipiélago. Los enfrentamientos se desarrollan por dúos de opuestos: “autóctonos” y nuevos residentes, gente del campo y de la costa, pescadores frente al sector servicios; y todos ellos frente al Parque Nacional y la Fundación Ch.Darwin. Para hacerse una idea del alcance del problema sólo hay que tener en cuenta un dato: si bien las islas originariamente estaban deshabitadas, desde el año 1972 hasta 1980, la población se elevó de tres mil a veinte mil habitantes. A pesar de las diferencias de intereses y las tensiones que ello genera entre la población, llama poderosamente la atención el buen humor de todos los participantes, siempre con una sonrisa en los labios, aunque estén refiriendo la toma del aeropuerto o la ocupación de las oficinas del Parque o la Fundación, así como el grado de cercanía, desenvoltura e intimidad alcanzado con los entrevistados.

Play (Alicia Scherson, Chile, 2005). Como consecuencia del incremento en el número de obras realizadas, el aumento progresivo de su difusión interna, e incluso por su proyección y reconocimiento internacional hoy se ha convertido en lugar común afirmar que el cine chileno, tras los devastadores años de dictadura pinochetista, y los tibios (cinematográficamente hablando) años de la transición, viene experimentando un renacimiento.

Es un hecho significativo que esta recuperación y renovación sea debida a producciones con planteamientos más reducidos, personales y “modernos”, en consonancia con el signo mundial de los tiempos, y que tenga lugar al margen de la poderosa senda marcada por los cineastas chilenos consagrados, ya sean los indiscutibles P. Guzmán, A. Francia, M. Littin, o el exiliado/afrancesado R. Ruiz, y el inclasificable A. Jodorowsky. Una causa determinante, entre otras (como la instauración de estudios universitarios de cine, y de medios de protección del cine nacional), vendría por la democratización que supone el acceso a los más económicos medios digitales. Precisamente Play se inserta en la última hornada digital de lo que, comercialmente, se ha dado en llamar “Nuevo cine chileno”, olvidando que esta denominación se empleó a finales de los años sesenta cuando surgieron “Tres tristes tigres” (1968), de R. Ruiz, “El chacal de Nahueltoro” (1969) de M. Littin y “Valparaiso mi amor” (1969), de Aldo Francia. La generación 2005/2006, si bien no poseen una unidad clara en términos estéticos, éticos o de contenidos, comprende las operas primas (o casi): “En la cama” (M.Bize, 2005), “Sagrada Familia” (S.Campos, 2006), “Se arrienda” (A.Fuguet, 2006), “Paréntesis” (Schweitzer y Solís, 2005) y “El rey de San Gregorio” (Alfonso Gazitúa, 2006). El antecedente de este despertar podemos encontrarlo en “El chacotero sentimental”, (Galaz, 1999), que dió pábulo al éxito posterior de fórmulas mayoritarias y propuestas eminentemente comerciales y estandarizadas como: “Taxi para tres” (O.Lübbert, 2001), “Sexo con amor” (B.Quercia, 2003) o “Mujeres infieles” (R.Ortúzar, 2004); aunque por el camino hayan surgido interesantes obras como la excelente “Machuca (A. Wood, 2004), “B-Happy” (G.Justiniano, 2003), vista en la pasada edición de Ibértigo, o “Días de campo” (R.Ruiz, 2005).

Play (Viviana Herrera Andrés Ulloa)

Tras estudiar cine en Cuba, en la escuela internacional de cine y televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, y posteriormente ampliar estudios con un posgrado en una escuela de arte de Chicago, Alicia Scherson (que reconoce la influencia de M. Antonioni, H. Hartley y la argentina L. Martel) rueda con coproducción francesa su primer largo en video digital de alta definición. En palabras de su directora: “Un día, Cristina se encuentra un maletín en la basura, y ese maletín le pertenece a Tristán (un arquitecto que lo tiene todo, y lo pierde todo). Dentro de este maletín hay una serie de objetos que le pertenecen y a través de ellos la protagonista se empieza a obsesionar con este hombre y comienza a seguirlo por la ciudad. Entonces hay una cosa media detectivesca y vouyerista de ella hacia él“.

Con esta anécdota, Scherson urde una obra urbana, (ambientada en un Santiago de Chile luminoso, cercano y agradable), sugestiva y atrayente, e intencionadamente subjetiva y (pos)moderna, pues es plenamente consciente de sí misma. El “juego” del título es un elemento esencial, no únicamente un recurso dramático o argumental, los protagonistas juegan consigo y entre sí constantemente, pero se juega con las imágenes, (incluyendo documental y videojuego), también con el azar y la repetición; asimismo, participa de la, hoy tan a la moda, estructura fragmentaria y la dualidad de personajes protagónicos: jóvenes atribulados, melancólicos, de diálogo ingenioso (o mutistas) y contornos desvaidos (Sofía Coppola y los films de W.Anderson son una influencia evidente); plasmando la realidad de forma no naturalista, mezclando realidad con fantasía; todo ello trufado con un elenco de secundarios extravagantes y un tono liviano, veraniego, soleado e intencionadamente evocador; la cuidada banda sonora, el mismo sonido y la excelente fotografía (de R. de Angelis, responsable de “Un lugar en el mundo” y “Hombre mirando al sudeste) y minuciosa direccion de arte (la atención al detalle, el vestuario, la selección de localizaciones, los objetos, la paleta de colores propia de cada protagonista), contribuyen a mantener ese tono sugerente.

Sin embargo, el mayor inconveniente de la película, a pesar de su factura excelente, y el empleo de un cierto modelo de cine visual e indie inmediatamente reconocible, es precisamente el omnipresente tono insinuante, la especie de realismo mágico urbano, pintoresco, colorido, detallista y exótico que todo lo inunda; la preeminencia de lo formal, de lo visual y lo sensitivo sobre el fondo. A pesar de tratar cuestiones de enjundia: la diferencia entre clases sociales, (la protagonista es una mapuche emigrada a la ciudad que vive cuidando a un húngaro), el hecho urbano, el conflicto de identidades, las obsesiones, el amor y el desamor, la atracción, la enfermedad de la era del vacío (la insatisfacción vital), todo tiene lugar con esa ligereza que hemos mencionado; precisamente, acusa como gran carencia el déficit de algún tipo de hondura o crítica que justifique el sentido de semejante despliegue cool de lo sensual.

6 respuestas a V Edición IBERTIGO 2007 (III)

  1. Willy dice:

    Sin duda, habrá que verla. Tiene muy buena pinta.

  2. misteriosoobjetoalmediodia dice:

    Te refieres a Play?

  3. Willy dice:

    Sí, perdona.

  4. misteriosoobjetoalmediodia dice:

    Teniendo en cuenta que la peli es del año 2005, a estas alturas ya no creo que se estrene comercialmente.. Quizás algún día en la tv, porque supongo que tampoco la estrenarán en dvd; si tienes adsl, sí que tienes posibilidades de verla..

  5. […] saliendo de la fábrica (José Luis Torres Leiva, Chile, 2005, corto). Como comentamos en el post anterior, el surgimiento simultáneo (sobre todo durante los tres últimos años) de proyectos […]

  6. […] Galápagos en canchalagüeras (Rosa P. Almeida, España, 2007, digital). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: