Fernando Fernán Gómez (1921-2007)

Fernando Fernán Gómez

De niño quería era ser actor de cine. Cuando yo era chico mi ídolo era Jackie Cooper“. F.Fernán Gómez en “La revista” de El Mundo (1999).

Actor, director, guionista, autor teatral y escritor, multipremiado y afortunadamente reconocido, figura protéica y lúcida del panorama cinematográfico español, Fernando Fernán Gómez, tras iniciarse como actor de teatro, debutó en el cine en 1943. Durante la posguerra, y en adelante, encarnó el papel del español bonachón e ingenuo arquetípico, sobre todo en comedias, pero también protagonizó dramas y películas religiosas (Balarrasa, Molokai); evolucionando posteriormente hacia papeles más complejos, dramáticos y con mayores aristas: El espíritu de la colmena (V.Erice, 1973), El anacoreta (J. Estelrich, 1976), Los restos del naufragio (R. Franco, 1978), Los zancos (C. Saura, 1984) por la que se le premió en Venecia, y Stico (Jaime de Armiñán, 1984), por la que el actor obtuvo el Oso de Plata en Berlín.

Fernando Fernán Gómez

Siempre inquieto, hizo su primera incursión en la dirección en 1954, si bien incialmente como director de encargo, con posterioridad realizó proyectos más personales, dejándonos estupendas películas, como La venganza de Don Mendo (1961) o Ninette y un señor de Murcia (1965), y proyectos de mayor enjundia y densidad como: El mundo sigue (1963), la magnífica El extraño viaje (1964), Mi hija Hildegart (1977) y sobre todo, por ser el retrato de un tiempo y reflejo del ocaso del mundo actoral (el de los cómicos condenados a la extinción por el cine), la magistral El viaje a ninguna parte (1986).

El viaje a ninguna parte (1986)

Fernando Fernán Gómez ha sido un pilar esencial del cine nacional que, junto a sus coetáneos Luis García Berlanga y Rafael Azcona, son historia viva, referentes imprescindibles de una larga época del cine español y en su caso, además, puente con el cine que se elaboró durante la transición española.

Anuncios

Una respuesta a Fernando Fernán Gómez (1921-2007)

  1. J. dice:

    Una lástima que hoy se le (re)conozca más por su vehemencia que por sus obras…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: