El papel del crítico

Aunque no suele ser habitual en este blog, hoy dedico la entrada a una cuestión de relativa actualidad (toda la que pueda tener algo sucedido hace más de una semana y en el ámbito más bien marginal, todo hay que decirlo, del cine y los periódicos).

 

 

Como saben, todos los años a finales de agosto, fiel a su cita, tiene lugar en Venecia el Festival de cine del mismo nombre. El sábado 6 de septiembre se clausuró la 65º edición con el anuncio del palmarés, y una semana más tarde, el sábado 13, el diario El País publicó en su sección de cartas al director una misiva encabezada por los directores José Luis Guerín y Víctor Erice y el crítico Fernando Marías secundada por más de cien firmas en su mayoría del sector del cine (las adhesiones continúan en el blog creado al efecto, y ya son más de doscientas). En esencia, en ella, como pueden comprobar si pinchan aquí, muestran su desacuerdo con la cobertura del festival ofrecida por Carlos Boyero, el crítico estrella del diario, (no hace mucho figura señera del diario de la competencia, El Mundo). Boyero, fiel a su “papel” de francotirador crítico e insobornable, se ha despachado de forma continuada, cruel e inmisericorde con la Mostra y especialmente (llegando incluso a la descalificación) con su director, Marco Müller y algunos de los cineastas a concurso; las invectivas continuaron en el programa Boyero y Cía (ese día secundado, curiosamente, como veremos, por Enric González). Esto podría enmarcarse dentro de la anécdota, de la lógica de las visiones -o escuelas- enfrentadas (apocalípticos e integrados), de la pura crítica o bien de la simple (mal)querencia; incluso casar con los modos y maneras de enfant terrible que gasta este crítico, pero no es así.

 

 

Sin entrar a valorar las coordenadas más bien “clásicas”, por llamarlas de alguna manera, en las que se mueve Boyero, lo cierto es que este episodio plantea algunos, e interesantes, problemas de fondo, tanto relativos al cine y la crítica, como a la lógica de la sociedad en la que vivimos y el papel en ella de los medios de comunicación de masas respecto al cine en particular y al arte en general. No olvidemos que los mass media viven de la publicidad y no del rigor (vivimos inmersos en la sociedad del entertainment y la levedad), tampoco que actualmente forman parte de entramados empresariales con múltiples ramificaciones; el cine es no sólo una industria poderosa, pues anualmente mueve millones de euros, sino que no deja de ser un instrumento estratégico de propaganda y penetración/colonización cultural, determinante en la conformación de “visiones de la realidad”, así como de mentalidades e imaginarios colectivos.

 

Por último, no podemos pasar por alto un dato importante que proporciona otra perspectiva a esta “polémica”, ya que no es la primera vez que la cobertura del festival de Venecia ofrecida por El País, precisamente por su conformismo y falta de rigor, se encuentra en el punto de mira. Hace ya dos años, y en la misma línea que la carta del sábado, la revista on-line Tren de sombras publicó un duro pero esclarecedor artículo (La catatonia nacional) dónde se denunciaba el adocenamiento, la displicencia e inercia con la que los principales diarios nacionales (El País –Enric González-, El Mundo –Carlos Boyero– y ABCOti Rodríguez Marchante-) encararon la edición de 2006 del Festival de Venecia y los nuevos nombres, formas y maneras de afrontar el hecho cinematográfico, desincentivando y minusvalorándolas a través de puros apriorismos fruto de la desorientación o el desconocimiento más atrevido de escuela irracionalista.

 

La polvareda levantada y el enfrentamiento suscitado siguen animando periódicos, blogs, cartas y foros; y el enfrentamiento entre las diferentes maneras, o visiones, de afrontar el hecho cinematográfico, sobre todo en sus manifestaciones minoritarias y a contra corriente es un debate permanente e inacabado (p.e. la crítica de Antonio José Navarro de “Boarding gate” en Dirigido por (más bien un ataque en toda regla) y la respuesta de Alejandro Díaz Castaño en Miradas de cine).

 

Para contribuir al diálogo y a la comprensión del problema recomiendo la lectura del magnífico especial que sobre la crítica cinematográfica en España publicó Miradas de cine hace dos años (parte uno y parte dos).

5 respuestas a El papel del crítico

  1. J. dice:

    Lo que me parece terrible es cómo los críticos “generalistas” se toman las películas más arriesgadas como un ataque personal a su inteligencia y como, frente a ello, se erigen en representantes del ciudadano medio, ofreciendo una respuesta “totalitaria” consistente en aniquilar cualquier disidencia, sea ofendiendo a los cineastas que las realizan, denigrando a los programadores que se arriesgan a ofrecerlas y vilipendiando a los que disfrutan de ellas o las ensalzan tachándolos de cretinos, snobs o cosas peores…

  2. Salitre dice:

    Normalmente en la mayoría de las películas que se estrenan de forma masiva y comercial uno siente que el director (guionista, productor, etc.) ha rodado pensando que el espectador va a ser idiota y lo necesita todo bien masticado. Con la crítica (no hablo en general) pasa otro tanto de la mismo y se considera que el lector no tiene capacidad para formarse su propia opinión.
    Un pena, la verdad…
    Gracias por este post. porque no me hubiese enterado de la polémica.
    Saludos

  3. error flynn dice:

    Aparte de la polémica entre medios y los dires y diretes entre ellos, Carlos Boyero representa, en mi opinión, un tipo de crítica “que quiere salirse de los cenáculos elitistas”, pero que cae por contra en el texto barato y vergonzante.
    El diario El país tuvo siempre críticos realmente preparados, cercanos a la gran crítica, como Ángel Fdez-Santos, Jordi Battle Caminal u Octavi Martí. Ahí está aún Jordi Costa, que me parece de lo mejor que tiene, aunque desperdiciado, porque todo parece comérselo este tipo que va de bohemio “americanista de los 40 y 50”, que engarza las líneas sumando y sumando tópicos, pero que, sobre todo, muestra su incapacidad en cada una de sus críticas. Dos ejemplos básicos:
    1) Respecto a la nueva versión de “Funny games”, Boyero asumía no saber si el director estaba burlándose del público o criticando la violencia de la sociedad occidental actual, cuando es tarea de cualquier crítico que se precie el hallazgo, al menos, del punto de vista del director.
    2) Su querencia por las series televisivas actuales y su alabanza “porque son hoy el mejor cine que se hace en ee.uu.” parece igualmente falta de fundamento desde que, por muy buenas que sean realmente las series, la naturaleza, el medio, su historia, el soporte y unas cuantas circunstancias más, diferencian los medios televisivos y cinematográficos, por mucho que se empeñe él en engrandecer a “Los soprano”.
    En definitiva, él mismo confunde insobornabilidad con prejuiciosidad y lo demuestra día y día. Ayer mismo ponía a medias la última de Winterbottom por no dar al espectador lo que el director amenazaba con entregarle durante todo el film -en la columna de al lado de su reseña, Winterbottom declaraba que ésa era la finalidad de la película: crear tensión simplemente-. Boyero quiere ser un espectador más y disfrutar pero olvida objetivar un poco la visión de las películas sobre las que le toca escribir, otra de las presumibles tareas básicas del crítico.

  4. misteriosoobjetoalmediodía dice:

    Hoy Boyero ha aprovechado la crónica del día desde San Sebastián para lanzarle algunas lindezas a (alguno de) los firmantes (“juglar del membrillo, fotógrafo de Estrasburgo y demás aguerridos mariachis de la nada”).

  5. Keylin dice:

    Bueno, un poco mejor, pero saben, ahí no habla sobre el papel crítico; lo siento, a mi no me gustó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: