El buscavidas (The hustler) – Robert Rossen (1961)

Por Las fieras de mis niñas

 

«Cada vez que cojo un guión trato de pensar qué puedo hacer con él. Imagino, lo coloreo. Tiene que oler, tiene que enamorar». Paul Newman

 

thehustler-1

 

El pasado 26 de septiembre falleció Paul Newman a los 83 años de edad. Murió como vivió, de forma tranquila, discreta, pero presente, no sólo en sus películas, sino en la vida; afirmaba que quería “ser recordado como un tipo que lo intentó, que trató de ser parte de su tiempo, que trató que la gente se comunicara con los demás, que buscó algo de decencia en su propia vida, que quiso ensancharse como ser humano. Alguien que no es conformista, que no transige“. La muerte hace que los tópicos vuelvan a repetirse, pero a veces éstos describen de forma clara una vida como la de este actor: su mirada azul, su belleza, su matrimonio con Joanne Woodward, su afición al automovilismo -tenía su propia escudería y ganó, en 1979, las 24 horas de Le Mans-, los papeles más populares de su carrera -Eddie Felson, Rocky Graciano, Butch Cassidy, Harper…-, su filantropía -participó en diversas iniciativas sociales en favor de los niños, incluso fue nombrado ‘padre del año’ por Unicef. La pérdida de su hijo, por sobredosis, le llevó a crear la Fundación Scott Newman y, en su honor, dirigió, produjo, escribió el guión y protagonizó la película Harry e hijo. Los beneficios de Newman’s Own, empresa dedicada a la alimentación ecológica, los destinaba íntegramente a labores benéficas-, su apoyo a los demócratas -engrosó la lista negra de Richard Nixon, según Newman, el mayor honor que recibió en su vida-. Todo esto nos hace pensar que será difícil, encontrar a otro actor de su talla moral, y de su implicación, discreta, con la sociedad en la que vivía. En sus personajes siempre era Paul Newman, pero a pesar de ello, te los creías, por eso es comprensible que para algunos sea el último gran mito, y piensen que se haya ido el más grande.

 

 

A partir de una novela de Walter Tevis, sobre el mundo del billar, Robert Rossen, que firma el guión junto con Sydney Carroll, rueda este drama sobre la derrota, la autodestrucción y el genio, que sorprende por sus escenas de interior, sus encuadres, sus actores, pero también por su técnica narrativa, tradicional pero efectiva.

the-hustler-fats-y-fast

 

En una primera parte, antes y después de los títulos de crédito, Robert Rossen expone en un par de secuencias memorables la ambición y la personalidad arrogante de Eddie Felson, un personaje que recordarán gracias a la interpretación de Paul Newman, y sobre todo en una partida de billar, que dura veinticinco horas, contra “El gordo de Minnesota” (Jackie Gleason). Tras salir derrotado, la segunda parte, mucho más dramática, comienza con Eddie fuera de las salas de billar, donde encuentra a Sarah, una mujer inestable y alcohólica, que es fuerte cuando lo defiende a pesar de sus miedos, y que le podría enseñar a quererse, a no caer en las trampas del mundo del juego, a no ser un fracasado; pero al protagonista sólo está interesado en demostrar, cueste lo que cueste, que algo lo distingue del resto, que ama el billar y que es el mejor jugador. Si el ritmo de las escenas en la sala de billar es impecable, la historia que viven Sarah y Eddie Felson está centrada en el desencuentro y, no tanto en lo que se cuenta, sino en lo que no se ve.

the-hustler-piperlaurie4

 

El estreno de El buscavidas supone el redescubrimiento del guionista, productor y director Robert Rossen, que fue una víctima más de las acciones que el “Comité de Actividades Antianorteamericanas” emprendió contra la izquierda de Hollywood. Y, por supuesto, la consolidación de Paul Newman como actor, encarnado en un personaje miserable, de esos seres atormentados que interpretó con frecuencia y que, no se sabe cómo, podían resultar entrañables. Este actor de 36 años y de una incuestionable hermosura, va abandonando los tics que deja impreso “el método” y logra dibujar con acierto la evolución del carácter de un personaje complejo como es el de “Fast” Eddie Felson.

the-hustler-poker

El buscavidas fue un fracaso económico, sobre todo en Estados Unidos. La Fox intentó menguar el rechazo del público recortándola en la sala de montaje, especialmente por lo que se refiere a la historia de Sarah, pero el hecho de que Rossen fuera también productor consiguió evitarlo. El personaje de Sarah es, casi, una creación del director, pues en la novela original de Walter Tevis no tenía tanta relevancia. La elección de la actriz Piper Laurie, muy introvertida, fue todo un acierto. Esta película obtuvo nueve nominaciones a los Oscar, entre ellas la correspondiente a Paul Newman y la de mejor película; ganó dos, a la dirección artística y a la magnífica fotografía en blanco y negro de Eugen Schüfftan; sólo es necesario recordar la iluminación de las salas de billar y las lámparas que presiden esas escenas para comprender lo merecido de estos premios. Veinticinco años después Martin Scorsese hizo una continuación de esta historia, El color del dinero, en esta ocasión Paul Newman sí ganaría un Oscar, el de mejor actor secundario.

 

 

Y no olviden nunca a Paul Newman, “Fast” Eddie Felson, aferrado a su taco de billar.

Una respuesta a El buscavidas (The hustler) – Robert Rossen (1961)

  1. Peeping Tom dice:

    Una breve corrección. El Óscar por “El color del dinero” (en gran medida como compensación por la humillación del Óscar honorífico del año anterior, cuando aún le quedaba una larga y galardonable carrera por delante) fue al mejor actor protagonista. Newman apenas desempeñó 3 o 4 roles secundarios en su carrera, y todos fueron prácticamente al final de la misma. Cabe recordar, por ejemplo, el problema que supuso ordenar su nombre y el de Steve McQueen en los créditos de “El coloso en llamas” al ser ambos grandes estrellas. En todo caso, excelente actor, magnífica película y un notable texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: