FESTIVAL DE GIJÓN 2009 – Resumen y palmarés

Por Juan A. Miguel

En Gijón se come y se bebe muy bien y, además, se ven buenas películas. Con estas palabras comenzaba su alocución el cineasta Javier Rebollo en la presentación de su última película La mujer sin piano que se proyectó dentro del ciclo Post Burlesque. No le falta razón al buen cineasta madrileño y de ello podemos dar fe en una Edición que, si bien no fue mejor que otras anteriores, sí contó con los suficientes ingredientes como para que la semana se nos pasará en un abrir y cerrar de ojos y con la sensación de que, después de consolidarse como uno de los Festivales españoles más interesantes, la vía elegida está demostrando ser la correcta.

La pivellina, película italo-austriaca dirigida por Tizza Covi y Rainer Frimmel, ha sido la gran triunfadora de esta Edición gracias a los premios a la mejor película y a la mejor actriz. Esta película, que no utiliza actores profesionales y está realizada con un modesto presupuesto, tiene como principal virtud la total desdramatización de una historia de gran humanismo, una de las notas características de gran parte de las películas a concurso. No sorprendería esta decisión del Jurado (la menos discutible de todas) si no fuera por la omisión de varias películas importantes en el palmarés. Las decisiones de los jurados no hay que criticarlas por lo que premian, sino por lo que dejan de premiar y en esta Edición, las omisiones han sido muchas y muy importantes. Despropósito total han sido los dos premios a la mediocre película norteamericana Humpday (dirección y actor), una de las peores vistas en la Sección Oficial. El premio al mejor guión recayó en la maniquea película francesa Welcome que además consiguió también el premio concedido por el Jurado Joven. Welcome está filmada con oficio por el veterano director francés Philippe Lioret y todos y cada uno de sus planos están dirigidos a conmover al espectador de la manera más directa y truculenta posible. La amistad entre dos personajes distintos entre sí que están condenados a entenderse ha sido otra de las constantes de esta Sección Oficial (Welcome, The Good Heart, Humpday y Mal día para pescar). El Premio Especial del Jurado ha sido concedido a la sorprendente película francesa Le roi de l’evasión, una oda a la libertad sexual contada con un humor tan sencillo como efectivo. El sentido del humor también ha sido otra de las constantes de la mayor parte de las películas a concurso y en esta película es donde mejor han sabido conjugarlo.

Las mejores películas proyectadas hay que buscarlas fuera del palmarés: Wakaranai, película minimalista en la que Masahiro Kobayashi arremete contra los sistemas sociales de su país, aunque lastrada por su falso y explicativo final. Francesca, la estupenda película del rumano Bobby Panescu, donde de forma sobria se nos relatan las dificultades de una joven rumana que intenta emigrar a Italia. Esta película, con buen criterio, fue merecedora del premio FIPRESCI.

Las dos grandes películas a concurso fueron Morrer como un homem, tercera película del gran cineasta portugués Joâo Pedro Rodrigues, de la que reproduzco una parte de la reseña del crítico Carlos Losilla en el periódico del Festival: Película apasionante y de una gran inventiva, a la vez feroz y delicada, que no huye al más crudo naturalismo ni a la poesía más arrebatada. Una exhibición de libertad creativa capaz de devolver la pasión por el cine, incluso al más escéptico de los aficionados. En Morrer como un homem, Rodrigues reinventa el melodrama y abre caminos por los que seguramente muchos cineastas tengan que empezar a transitar. La otra gran obra fue la fascinante propuesta del cineasta cingalés Vimukthi Jayasundara, Between Two Worlds, una propuesta alejada de los patrones narrativos habituales y en la que se buscan todas las posibilidades no exploradas por el cine como medio de expresión. Esta película es un prodigio de inventiva, alejada del carácter previsible de gran parte del cine convencional.

Me gustaría destacar dos películas importantes: A religiosa portuguesa, del director francés Eugène Green, dentro de la nueva Sección Rellumes (Destellos), una serie de películas que participan en competición especial y que parece que se va a consolidar en próximas ediciones. A religiosa portuguesa es una extraordinaria película rodada con absoluta libertad de tono y con momentos de envidiable belleza, con la ciudad de Lisboa como protagonista absoluta. Dentro de esta sección también se puede destacar Nikotoko Island, una película japonesa de 47 minutos, hermana pequeña de El cant dels ocells de Albert Serra. La otra gran película, incluida dentro de la Sección Llendes y premiada con toda justicia como mejor película de no ficción y documental (el Jurado en esta Sección no es el mismo de la Sección Oficial) fue Border, lección de cine del maestro armenio Haratyun Kachatryan. Border, película que entusiasmó a Abbas Kiarostami en el Festival de Rótterdam, es una historia fascinante en la que la mirada de un buey se convierte en una manera de ver el mundo. Puede parecer una broma que una película que no tiene diálogos y en la que el principal protagonista es un buey, consiga que nos metamos hasta el fondo en una historia fascinante en la que la realidad se convierte en irreal de una manera natural, sin ningún tipo de manipulación.

El Festival de Gijón no es sólo cine, también se puede disfrutar de la gran cantidad de actividades paralelas como fiestas, conciertos, etc. Este año hemos tenido la ocasión de contar con la presencia del cineasta ruso Aleksey Balabanov al que se le dedicaba una completa retrospectiva. Este extravagante director terminó en la Comisaría de Policía después de ser rescatado de las frías aguas del Cantábrico a altas horas de la noche y en un evidente estado de embriaguez, en su intento de superar las tropelías de Aki Kaurismaki en una Edición anterior. Ya lo dijo Javier Rebollo, el Festival de Gijón es otra cosa.

PALMARÉS:

Mejor Película: La pivellina de Tizza Covi y Rainer Frimmel (Italia/Austria, 2009)

Mejor Director: Lynn Shelton por Humpday (Estados Unidos, 2009)

Mejor Actriz: Patricia Gerardi por La pivellina

Mejor Actor: Mark Duplass y Joshua Leonard por Humpday

Premio Especial del Jurado: Le roi de l’evasión de Alain Guiraudie (Francia, 2009)

Mejor Guión: Philippe Lioret, Emmanuel Courcol y Olivier Adam por Welcome (Francia, 2009)

Premio “Gil Larrondo” a la Mejor Dirección Artística: Gustavo Ramírez por Mal día para pescar (España/Uruguay, 2009)

Premio FIPRESCI: Francesca de Bobby Panescu (Rumanía, 2009)

Una respuesta a FESTIVAL DE GIJÓN 2009 – Resumen y palmarés

  1. irene dice:

    Descubro el blog por casualidad queriendo saber un poco más acerca de L’Argent de Robert Bresson. Gracias por vuestra ayuda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: