IBÉRTIGO 2011 – Valoración

El domingo finalizó la IX Muestra de cine iberoamericano IBÉRTIGO 2011 y es el momento de hacer un breve y somero balance de ella. En primer lugar, con respecto a lo más importante, la selección de películas proyectadas, reseñar que en esta edición se ha mantenido, como ocurre desde hace unos años atrás, una programación más coherente y exigente evitando tropezar en el tópico en el que muchas veces incurre el público, que encasilla el cine iberoamericano como cine de ‘preocupaciones sociales’, así como sorteando el peligro de la acumulación -sin orden ni criterio- de éxitos de taquilla o de films ‘exportables’ de uno y otro confín. Así, con las limitaciones obvias que posee el impreciso y amplio formato de una ‘muestra’, Ibértigo ofrece la posibilidad de hacerse una idea u obtener un retrato, tal vez vago y parcial, pero coherente y aproximado, respecto a los contornos y coordenadas en las que se mueve la producción cinematográfica latinoamericana reciente. Otro de los grandes aciertos, iniciado en el 2009 con la retrospectiva dedicada a la argentina Lucrecia Martel, es el de presentar a los espectadores la oportunidad de contemplar una filmografía completa con la presencia in situ de su director, en esta ocasión el elegido fue el chileno Matías Bize.

No obstante, y a pesar de lo dicho, curiosamente en esta edición, con la excepción del film uruguayo La vida útil, de Fernando Veiroj, el ramillete de películas más interesantes y atractivas compartían un origen común más bien cercano: la península ibérica. De ahí proceden Finisterrae, la última película del centenario director portugués, Manoel de Oliveira, El extraño caso de Angélica, la ganadora del premio de la crítica internacional (Fipresci) de la Quincena de realizadores del Festival de Cannes 2010 Todos vós sodes capitáns, del gallego Óliver Laxe, Guest, el último largometraje del también invitado a esta Muestra, José Luis Guerin, su ‘diario filmado’ de festivales, presentado a su vez en el de Venecia 2010 y, por último, la opera prima de Lluís Galter, también presentada en Venecia 2010, Caracremada, la silenciosa y por momentos bressoniana historia de uno de los últimos maquis, Ramón Vila Capdevila.

Finalmente, no debemos pasar por alto la ocasión de resaltar las consecuencias del cambio de ubicación sufrido por la Muestra en la edición de este año, que han provocado efectos secundarios contradictorios. Si bien por un lado el traslado al Teatro Guiniguada ha supuesto una significativa mejora no sólo estética sino también en el acceso, facilidad y comodidad de las instalaciones, por otro, dado el nulo interés y escaso apoyo brindado a la Muestra por parte de los nefastos medios insulares de comunicación masiva, la mudanza ha propiciado la pérdida de un público flotante y desinformado, pero objetivo, que su anterior sede, los Multicines Monopol, por ser un lugar con entidad y solera que atrae a espectadores propios, convocaba por sí solo. Esta circunstancia, sospechamos, más el inapelable mutación sufrida en los hábitos, públicos y consumos del cine (que habremos de tratar seriamente), ha provocado una apreciable merma en la asistencia de espectadores que deseamos que, unido a la enorme contracción anunciada para los presupuestos de cultura locales y autonómicos de la próxima temporada, no sea óbice para impedir la continuidad de esta modesta -pero necesaria- ventana abierta al cine iberoamericano.

4 respuestas a IBÉRTIGO 2011 – Valoración

  1. MAAM dice:

    Enhorabuena a los organizadores desde aquí. Espero que no se desanimen nunca a pesar de los recortes, de la desatención de los medios, de la reducción del público y de las terribles calificaciones de las películas. Queden aquí mi admiración y mi agradecimiento.

  2. Misterioso objeto al mediodía dice:

    Hola MAAM, muchas gracias por tus palabras y tu apoyo; tus parabienes serán transmitidos a la organización.
    Saludos

  3. Atlante7 dice:

    La nueva sede, el Teatro Guiniguada, me parece ideal para el cine. Quizás con un poco más de tiempo y de repercusión en los medios de comunicación, se incrementará la asistencia de público. Por cierto, me encantó la película uruguaya “La vida útil”. Saludos.

    • Misterioso objeto al mediodía dice:

      Es verdad que el Teatro Guiniguada es una sala agradable y moderna, que compagina el viejo sabor de los cines/teatros de antes de la aparición de los multicines con una nueva prestancia, pero aunque pueda ser ideal como sala de teatro, en cambio no lo es tanto para exhibir cine pues adolece de unos cuantos inconvenientes, visuales y sonoros. Se nota que a la hora de diseñarlo el uso cinematográfico fue considerado muy secundario.

      Me alegro de que te gustara el retrato elegíaco de ese héroe melancólico, cinéfilo y discreto que es La vida útil.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: