13º Edición del Festival Internacional de cine de Las Palmas de G. C. (2012)

El viernes se inaugura la décimotercera edición del Festival Internacional de cine de Las Palmas de Gran Canaria y desde ayer por fin está disponible en su página web -parecía que no iba a salir nunca- la plantilla con la programación diaria, así como el catálogo completo. Por lo tanto, afilemos los lápices y pasemos a diseñar el plan de visionados, así como a elaborar el listado de sugerencias y recomendaciones para esta edición de 2012.

Antes de entrar en materia debemos mencionar que el Festival desarrollará el grueso de su programación en su ya tradicional ubicación de los Multicines Monopol, pero aumenta el número de espacios satélites, desde el fiel y muy menguado CICCA, al tan propicio y anhelado Teatro Guiniguada, sede de la Filmoteca canaria, que se presta para la inauguración y clausura, así como para acoger uno de los ciclos estrella de este año, Los modernos, la retrospectiva dedicada al cine mudo. Eso sí, perdida y olvidada ya la liza por la capitalidad europea de la cultura 2016, este año se ha prescindido de la participación del público através del ciclo de cine gratuito y al aire libre que se celebró con éxito el año pasado en la Plaza de Sta. Ana.

El Festival este año se presenta haciendo de la austeridad estandarte y por ello renuncia explícitamente al ‘exceso de equipaje’ que suponían inauguraciones, clausuras y demás perifollos de relumbrón; a la fuerza ahorcan, con la disminución de casi el cincuenta por ciento del presupuesto sufrido respecto a la anterior edición. Amén del recorte generalizado en todos los frentes, la merma se traduce en lo práctico en la pérdida del jurado de nuevos realizadores, en la edición de una única publicación (un recopilatorio de artículos de la revista norteamericana Film Comment), y en una programación ligeramente más magra que en años anteriores, ciento cincuenta y una piezas entre cortos y largos que aparecen en su página web, lo que a su vez ha provocado la pérdida de una sesión, la de las cuatro de la tarde. No obstante, tras examinar la programación podemos aventurar que la merma económica no ha afectado a los contenidos, que se mantienen con la misma exigencia y sin por ello perder el rigor y ni el interés de las ediciones pasadas.

Con el fin de orientar al espectador aturdido por la avalancha cinematográfica que se avecina durante los próximos nueve días que dura el Festival, del 16 al 24, vamos a anticipar un mapa o guía del territorio señalando aquellas obras que a priori nos resultan más atractivas e interesantes.

Para compensar la ausencia de los ‘nuevos realizadores’, la Sección Oficial se presenta este año más robusta, pues agrupa quince largometrajes. Éstos se caracterizan por la presencia de directores jóvenes con una primera o segunda obra, la sobreabundancia de cine europeo y sudamericano, en detrimento del pasado esplendor asiático (este año presente con solo dos obras), y por una ausencia de ‘grandes nombres’ del cine festivalero, no así de otros varios, mucho menos conocidos, pero igualmente interesantes, o más. Dentro de esta categoría incluiríamos la británica Two years at the sea, otra exploración sobre el aislamiento en la naturaleza dirigida por Ben Rivers, y Tabu, del director portugués y viejo conocido, gracias a su Harimaguada de plata por Aquele querido mes de agosto, Miguel Gomes. Asimismo, también destacan varias obras premiadas en otros festivales, como la película china premiada en Rotterdam Egg and stone (Jidan he shitou), ópera prima de Huang Ji o la rumana The best intentions (Din dragoste cu cele mai bune intentii), dirigida por Adrian Sitaru y premiada en Locarno; o avaladas por la crítica, como Ensayo final para Utopía, la última obra de otro conocido por estos lares, Andrés Duque, The Loneliest Planet, de Julia Lotkev, o la ‘fábula pastoral’ Nana, dirigida por la francesa Valérie Massadian.

La sobresaliente selección de películas reunida en torno a la Sección informativa de esta edición del Festival prácticamente nos obliga a comulgar con las triunfalistas declaraciones de su director; aunque puestos a encontrarle algún pero, hubiéramos deseado ver incluidos (como se precipitó algún periódico al anunciar el Festival) los últimos films de Alain Cavalier y Alexander Sokurov. Las obras presentadas están firmadas por algunos de los ‘grandes nombres’ que pueblan el imaginario mundial cinéfilo: Chantal Akerman, Werner Herzog, Naomi Kawase, Hong Sang-soo, Jafar Panahi, Kim Ki-Duk, Bruno Dumont, Teresa Villaverde, Ross McElwee, Sion Sono y en el ómnibus digital del Festival coreano de Jeonju, nada menos que Claire Denis y Jean Marie Straub, pero sin la pieza de José Luis Guerín, sujeta a un engorroso litigio judicial. El name dropping es tan apabullante y prácticamente incontestable que este año la Sección informativa se convierte, por razones obvias, en la sección estrella y más recomendable, invitando desde aquí a ver todas y cada una de las obras de los directores antes mencionados, sugiriendo con especial énfasis, únicamente en el caso de que fuéramos compelidos a escoger, Hanezu no tsuki (Naomi Kawase) The Day He Arrives (Hong Sang-soo), This is not a Film (Jafar Panahi), Almayer’s Folly (Chantal Akerman), Hors Satan (Bruno Dumont), Photographic Memory (Ross McElwee) y Arirang (Kim Ki-duk).

En cuanto a los ciclos y retrospectivas que completan la oferta festivalera de este año descolla, como ya anticipábamos, la denominada Los modernos, que se engloba bajo el epígrafe “la moderna actualidad del cine mudo”. El ramillete de títulos que componen el ciclo proporcionará a los espectadores de Las Palmas una oportunidad única y probablemente irrepetible para recuperar películas olvidadas (aunque también hay otras célebres) de directores imprescindibles como Jean Vigo, Luis Buñuel, Kenji Mizoguchi, Joris Ivens, Marcel L’Herbier, Mario Camerini, Mario Peixoto, G.W. Pabst o King Vidor. Aquí se repite la retahíla de nombres ilustres que hacen de este ciclo el otro foco caliente del Festival de este año y aumenta la dificultad a la hora de escoger entre las películas exhibidas. No obstante, si fuera absolutamente necesario, escogeríamos el episodio del Mahabharatta, A throw of dice (Prapancha Pash, 1929), del alemán y precursor del cine hindú Franz Osten, la fascinante Limite (1931), del brasieño Mario Peixoto, La tierra de Alexander Dovzhenko (Zemlya, 1930), Orizuru osen (1935), de Kenji Mizoguchi o Die Liebe der Jeanne Ney de G.W. Pabst (1927).

Frente a semejante resplandor, el interés que despierten los restantes ciclos no puede sino quedar ligeramente eclipsado. Entre ellos destacaríamos, además del para nosotros completamente desconocido dedicado al cine africano actual, las retrospectivas dedicadas a la obra de dos directores, uno canadiense, Bernard Émond, ganador del premio del público con La donation hace dos ediciones, y otro bielorruso, Sergei Loznitsa. Por nuestra parte, invitamos a conocer la obra documental de Loznitsa, del que también pudimos ver alguna muestra el año pasado, y aconsejamos especialmente asistir a la proyección de su primer largometraje de ficción, My joy (Schastye moe, 2010); para nosotros una de las mejores películas del año pasado. El último ciclo, compuesto por once largometrajes, está comandado por la revista norteamericana Film Comment, que ha escogido para celebrar su aniversario una miscelánea de títulos norteamericanos míticos y oscuros de los años setenta de diversos géneros (negro, western, terror), entre los que rescatamos la extraordinaria Carretera asfaltada en dos direcciones (Monte Hellman, 1971), Alerta misiles (Robert Aldrich, 1977) y Dusty and Sweet McGee (Floyd Mutrux, 1971) o el western de Robert Mulligan, protagonizado por Gregory Peck, La noche de los gigantes (The stalking moon, 1968).

Por último, pero no menos importante, debemos recordar que el viernes 23 se celebrará una nueva Noche más freak y que, como siempre, el Foro canario reúne una selección de obras que permitirá tomar la temperatura al cine que se hace en Canarias. La cita con los cortos del Foro será el miércoles día 21. Además, como este año hay una nutrida representación de largometrajes de ficción y documentales (a cargo de autores conocidos como David Delgado, Zacarías de la Rosa (José Víctor Fuentes), Gustavo Socorro o Amaury Santana), éstos se proyectarán a lo largo del Festival -rompiendo la norma aplicable al resto de títulos- en pases únicos, con lo que habrá que estar bien atentos. Curiosamente, debemos subrayar que la ganadora en dos ediciones Nayra Sanz Fuentes ha sido seleccionada para participar este año en la Sección informativa con su largometraje Tan antiguo como el mundo, firmado junto a su hermano Javier, y por ello disfrutará de dos pases.

5 respuestas a 13º Edición del Festival Internacional de cine de Las Palmas de G. C. (2012)

  1. Deborah P dice:

    Muchas gracias Misterioso, en poco tiempo has seleccionado un buen puñado de recomendaciones y/o sugerencias.

  2. Raquel dice:

    Qué bien explicadito! :) Gracias!

  3. Muchas gracias, estábamos esperando.
    CSD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: