Cesura pictórica en Amour (Haneke, 2012)

Amour I - Haneke 2012

Amour II - Haneke 2012

Amour III - Haneke 2012

Amour IV - Haneke 2012

Amour V - Haneke 2012

Amour VI - Haneke 2012

11 respuestas a Cesura pictórica en Amour (Haneke, 2012)

  1. aythami dice:

    Cuando vi estos planos en la película me acordé de Ozu. Me pregunto que diría Noël Burch de todo esto.

    • Misterioso objeto al mediodía dice:

      A mi, sin embargo, me dejó inicialmente desorientado, primero intentando ubicarme y después preguntándome qué sentido tenía…

      ¿Lo clasificaría Burch como una variante de la elipsis?

      • aythami dice:

        A mí me sugirió los famosos “planos vacíos” de Ozu, lo que Burch denomina “pillow-shots”.

        Si recuerdas, en la trilogía de las virtudes teologales, Èmond hace esos encadenados con paisajes vacíos (Ozu lo hacía por lo general con interiores, pero no exclusivamente), lo cual podía interpretarse como un gesto evidente de estilo trascendental. Wenders y Schrader también los utilizan: Wenders suele insertar intervalos no-narrativos que muestran edificios en construcción en “Paris, Texas” o “El amigo americano”; en “American Gigolo”, Schrader encadena planos de azoteas vacías que parecen jardines de grava. Aunque en estos dos casos me parece más una referencia literal a Ozu que otra cosa.

        No quiero decir con esto que en el caso de Haneke se trate de lo mismo, porque no creo que sea así. Pero no puedo evitar preguntarme por las similitudes entre ambos y por el significado de esos planos. Tal vez la clave esté en esas interrupciones en el flujo de la cotidianidad de la que hablaba Heidegger, pero es sólo una elucubración.

        • Misterioso objeto al mediodía dice:

          Cierto, no había caído en los ‘pillow shots’. Pero para ‘planos vacíos’ en Amour yo me inclinaría en vez de por los cuadros de paisajes (que podrían evocar el pasado, o una arcadia perdida, de los protagonistas), por los planos de las estancias vacías del piso à la Hammershøi. Si bien con ellos entiendo que Haneke estaría siendo literal: mostrando el peso del vacío, de la ausencia.

        • aythami dice:

          Sí, pero encuentro una diferencia sustancial en el hecho de que esos espacios vacíos en Ozu no lo están plenamente; lo ausente revela la presencia del tiempo. En el caso de Haneke, no hay tiempo, sólo ausencia.

  2. Sinnoticiasdegurb dice:

    ¿quién es el autor/es de estas pinturas?

    • Misterioso objeto al mediodía dice:

      Pues lo desconozco. Nada se dice sobre ellos en los títulos de crédito pero, según afirma el propio Haneke, fueron escogidos por él mismo. Parecen paisajistas franceses. Otra influencia pictórica en la pelicula, esta sí evidente, es Hammershøi.

  3. Misterioso objeto al mediodía dice:

    A eso me refería. Los planos vacíos en Amour son unidimensionales: vacíos por la -clamorosa- falta de presencia.

  4. kitikrit dice:

    Desde mi punto de vista esos espacios suponen un disparadero emocional: vemos a la prota, que ha sido un alma bella, pianista, lectora, persona sensible… reducida a toda la gravedad de un cuerpo que no se sostiene, sin capacidad evocadora alguna… un vegetal que se arruga.

    Y el maestro Haneke introduce mediante yuxtaposición aquello que le es opuesto, contemplamos la habilidad de unas pintoras que han construído y compuesto escenas plenas de belleza; que han plasmado en forma bellísima un instante: la composición lumínica de días con nubes pasajeras que dotan de vida y gracia a las piedras, a la tierra, los árboles, las aguas.

    El ojo de la espectadora se ve desarmado: recordar aún a la maestra de piano mientras nuestra sensibilidad se ve expuesta a esos lienzos. Para mi es el momento más horroroso (y hermoso) de la película.

    • Misterioso objeto al mediodía dice:

      Sí, funcionan como un sutil terremoto emocional. Por un lado constituyen una muestra de la belleza intemporal e incorruptible, por contraposición con la temporalidad y corruptibilidad humana, como un recuerdo de que solo los objetos, ¿el arte?, sobreviven, mientras que los artistas son efímeros. Y, por otro lado, como un instrumento que rompe con la invisible suavidad de la narración, haciendo al espectador consciente de lo artificial y caprichoso del cine.

      Saludos y muchas gracias por pasarte.

  5. MaricelGallay dice:

    Alguien sabe de quién son esos cuadros, Haneke dijo que eran parte de la casa de sus padres, pero nunca dijo quién es el autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: