Golpe de efecto (Trouble with the curve) – Konrad Lorenz (2012)

Trouble with the curve I

Resulta curioso como un subgénero cinematográfico, el dedicado al beisbol profesional, ha alumbrado en el último año dos películas tan radicalmente antinómicas en sus respectivas moralejas o planteamientos (llamarlo de otra manera sería atribuirles un calado del que carecen). Lógicamente, la explicación habría que buscarla en el trasunto metafórico y los mecanismos de identificación que dicho deporte suscita en el imaginario mental norteamericano.

La primera, Moneyball (Bennett Miller, 2011), ya la comentamos aquí, propagaba desvergonzada la filosofía del nuevo capitalismo adaptado a la crisis. Blandía nada soterradamente el apisonador dogma del ‘es lo que hay’, que hoy campa incuestionable por los cenáculos político-económico-mediáticos, tomando la técnica y el análisis estadístico despojado de sentimentalismos como sus incuestionables herramientas.

Trouble with the curve II

La otra, Golpe de efecto (Trouble with the curve, 2012), puesta en imágenes rutinariamente por Robert Lorenz, epígono de Clint Eastwood, protagonista del film, receta justo lo opuesto, suponiendo casi una enmienda conceptual a la totalidad de Moneyball. Lorenz y su guionista, Randy Brown, ambos primerizos en sus respectivas tareas, proponen un almibarado drama buenista que retoma a contracorriente frente a la crisis la actualidad de unas nostálgicas premisas caprianas, justo a través de lo que carecía la película anterior: una reconciliatoria historia padre-hija de ‘interés humano’ y familiar. Con la diferencia de que en vez de escoger como protagonista al mánager del equipo se centra en un huraño trabajador con solera.

Trouble with the curve III

En Golpe de efecto la vieja guardia del club de beisbol de turno, representada por Eastwood y el ejecutivo que lo defiende, John Goodman, con la ayuda imprescindible de la hija del primero, Amy Adams, completa el consabido itinerario personal y profesional que finaliza, por obra y gracia del guion, con una soberana lección que pone en evidencia cuan desnudos están los jóvenes trepas (gemelos de los protagonistas de Moneyball). Todo ello gracias a la sabiduría y la experiencia, asentadas en años de trabajo, dedicación y oficio, del gruñón Gus/Eastwood, enfrentadas a la desapasionada y fría lectura de los datos y las estadísticas que proporcionan los programas de ordenador que propugnan sus oponentes a la hora de escoger los futuros fichajes para el club en el que trabajan.

Trouble with the curve IV

En el colmo de la reactualización capriana la lección/bofetada que suministran los protagonistas resulta, para regocijo del espectador (o para su sonrojo), triplemente correcta por venir de un anciano en el ocaso de su carrera, de una mujer en un juego abrumadoramente masculino y de un humilde y anónimo lanzador hispano frente a la insoportable estrellita wasp en ciernes con maneras de Cristiano Ronaldo. El problema es que si en Moneyball la filosofía económica brota de ese lugar que no necesita justificación, llamado ideología, aquí el final feliz constituye un Deus ex machina proveniente de la voluntarista pluma de un guion que otorga a Clint Eastwood y al mundo ideal que representa, una aplastante victoria moral solo justificada por las propias necesidades de ese mismo guion: de nuevo ese lugar llamado ideología. Aunque en este proyecto casi de la peor especie, pues frente al discurso dominante propugnado por Moneyball, la alternativa propuesta en Golpe de efecto es la archiconocida mística bienintencionada manufacturada desde la Fábrica de sueños que reza, contra lo que dicta la experiencia, que basta sentarse y esperar pues al final siempre ganan los buenos y comen perdices. Menos mal que Gus/Eastwood tiene mal humor, problemas de próstata y un glaucoma, porque si no, en vez de Malpaso, la habría producido Disney.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: