El fotograma improbable: la sonrisa falsa de DiCaprio

The great Gatsby - Smile

Hace unos días un diario rellenaba el vacío de sus páginas veraniegas dedicadas a ‘cultura’ aprovechando la excusa de la reciente publicación de un gráfico en Goodreads sobre el abandono de la lectura de libros y sus razones. Este juego más o menos leve, pero sobre todo maximalista, se puede trasladar al cine, e inmediatamente me hizo recordar el punto exacto en el que dejé de lado la estridente adaptación que el sobrevalorado Luhrmann ha perpetrado de la extraordinaria novela de Scott Fitzgerald, El gran Gatsby. Se trata del momento en el que se presenta DiCaprio como Jay Gatsby y, en vez de mostrar una de las sonrisas más irresistibles nunca vistas, tal y como anuncia la voz en off, e indica la obra de Fitzgerald, exhibe un gesto impostado más falso que Judas; muy lejos de la poderosa impresión y del efecto descrito en el relato original. Tal vez esta discordancia, o anticlímax, no sea más que la materialización del abismo que no puede dejar de existir entre el texto escrito y su traslación fílmica. O quizás sea la expresión precisa, como le mot juste, en una adaptación teatral y excesiva en las lindes del show musical: el territorio Luhrmann.

El gran Gatsby I

Su sonrisa era una de esas extrañas que logras ver cuatro o cinco veces en la vida. Parecía entenderte y creer en ti justo como quisieras que te entendieran y creyeran. El gran Gatsby, Baz Luhrmann, 2013.

El gran Gatsby II

He smiled understandingly –much more than understandingly. It was one of those rare smiles with a quality of eternal reassurance in it, that you may come across four or five times in life. It faced -or seemed to face- the whole external world for an instant, and then concentrated on you with an irresistible prejudice in your favor. It understood you just so far as you wanted to be understood, believed in you as you would like to believe in yourself and assured you that it had precisely the impression of you that, at your best, you hoped to convey. The Great Gatsby, F. Scott Fitzgerald, 1925.

4 respuestas a El fotograma improbable: la sonrisa falsa de DiCaprio

  1. Poparruchas dice:

    No he visto la película, pero sería interesante rescatar las tomas desechadas para ver cuál era el repertorio de sonrisas que llevaba preparadas DiCaprio o incluso sus mismísimos ensayos frente al espejo en la intimidad del hogar. La finalmente escogida por Luhrmann está entre el estreñimiento y lo pánfilo.

    ¡Un abrazo!

    • Misterioso objeto al mediodía dice:

      Me da la impresión de que DiCaprio no tiene muchos otros registros más allá de la muy pánfila -y estreñida- sonrisilla que aquí muestra. Nada que ver con la única y extraordinaria que relata Fitzgerald.
      Abrazo!

  2. DiCaprio perdió, al menos por el momento, su gran oportunidad de trascender en la historia del séptimo arte. Plasmar, capturar, hacer para sí y para todo el mundo ese momento tan grande de la literatura en una imagen, en una sonrisa que lo encerrara todo, fue el gran reto que no logró el buen Leonardo. Lástima! qué gran oportunidad perdida.

    • Misterioso objeto al mediodía dice:

      Hola Javier.
      DiCaprio ha interpretado varios papeles que, por unas razones u otras, le permiten mantener un papel muy destacado dentro de la industria hollywoodiense, sin embargo, por lo que a mi respecta, y como bien dices, no creo que haya logrado ser EL Jay Gatsby.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: